lunes, 15 de octubre de 2012

Lesiones de la Orofaringe:



Amígdalas




La simple presencia de una amígdala aumentada de volumen no es anormal. Las criptas amigdalinas pueden contener detritus, pero ello por si solo carece de significación.


Amigdalitis Aguda





Tiene varias formas de repetición: hipertrofia de amígdalas palatinas, amigdalitis de repetición, y amigdalitis caseosa. Los gérmenes se acantonan en las criptas y dan lugar a la clínica:


· Anorexia
· Astenia
· Disfagia discreta
· Febrícula
· Ganglios que no disminuyen hasta un tamaño normal
· Posible infección a distancia


Amigdalitis Crónica







Además de mal sabor de boca y alteraciones del gusto, la amigdalitis crónica supone un foco de infección que puede causar inapetencia, somnolencia y accesos de fiebre ocasional a lo largo de toda la vida. Las alas de la nariz se ven ensanchadas y el paciente tiende a tener la boca abierta. Las crisis repetidas de amigdalitis agudas ocasionan cicatriz y deformación de las amígdalas, muchas veces con acumulación de detritus y exudados en las criptas. Si hay infección amígdala crónica intensa, los ganglios cervicales locales están aumentados de volumen y palpables.




Abscesos Periamigdalinos





En estos el paciente tiene dificultad para abrir la boca La zona amigdalar esta intensamente edematosa e hinchada. La amígdala afectada parece desplazada hacia el lado opuesto.


Tuberculosis Amígdalar
Las amígdalas son asiento primario de tuberculosis cervical. Puede haber pocos cambios en el aspecto de la amígdala o hallarse deformada o hipertrofiada. Los linfomas pueden invadir la amígdala, produciendo una hipertrofia de superficie lisa.




Absceso Retrofaríngeo






El paciente suele ser niño. Aparece como una protrusión de la pared faríngea posterior. Debe palparse cualquier proceso inflamatorio sospechoso de esta zona. Las neoplasias retro faríngeas suelen producir inflamación a este nivel.






Tumor de Warthin





Es una lesión benigna de la parótida. Es de crecimiento lento, rara vez llega a ser mayor de 1 a 2 centímetros, y suele poder moverse libremente. Las áreas quísticas pueden llegar a adherirse a la piel.. Puede curarse por escisión local veces no puede distinguirse de un tumor mixto, pero la fijeza y la dureza pétrea indican carcinoma. La parálisis del séptimo par constituye excelente signo diagnostico, ya que se observa en el cáncer y es rara en los tumores pleomorfosamplia y no requiere parotidectomía superficial.







Cáncer de la parótida





Glándula Submaxilar

Está situada en la parte lateral de la región suprahioidea. Se halla contenida en una celda osteofibrosa. En su origen está en relación por dentro con el hiogloso y por fuera con el milohioideo.


El conducto submaxilar (de Wharton) tiene una longitud aproximada de 5 cm, y su pared es mucho más delgada que la del conducto parotídeo. Se forma en la zona media de la porción profunda de la glándula, se introduce entre la glándula sublingual y el geniogloso, y desemboca en el suelo de la boca a través de un orificio estrecho situado en el vértice de la papila sublingual que está localizada lateralmente al frenillo de la lengua.
SI se seca el suelo de la boca con una torunda de algodón y se estimula la lengua con un poco de sumo de limón, puede verse salir saliva por el conducto. Si no se logra dicha salida por este medio indica obstrucción. Esa glándula, cuando esta aumentada de tamaño es fácil de delimitar por palpación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada